las provincias

Vinos de extremadura

| Comparte esta noticia »
Cerrar

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
03/01/2013

Tal como ocurre con los productos típicos extremeños, las nuevas denominaciones de origen van logrando un reconocimiento a su calidad. En el caso del sector vinícola, siempre ha existido una larga tradición, pero los vinos de Extremadura no han disfrutado hasta ahora de la fama que merecían.

Si nos fijamos en la historia vinícola de esta región, vemos que ya en el siglo XIX existió un pequeño desarrollo del vino de Extremadura en diversas zonas, sobretodo los tintos de la comarca de Tierra de Barros y los blancos de Almendralejo, La Serena, Villanueva, Don Benito y Alburquerque. Sin embargo, estos focos vitícolas fueron desapareciendo debido a la adaptación y a la sustitución por otros cultivos más rentables.

No fue hasta bien entrados en el siglo XX cuando el viñedo vuelve a desarrollarse, fundamentalmente destinado a la producción a granel. Sin embargo se volvió a fomentar el cultivo de vid de calidad para embotellar, principalmente, en la comarca de Tierra de Barros, dando lugar a una zona vitivinícola de primer orden en el panorama español, con casi 50.000 hectáreas destinadas al cultivo. Esto puso la semilla para la creación de una red de bodegas modernas, y fomentó a que, hoy día, los vinos de Extremadura sean una de las marcas más modernas de España.

Actualmente, el mapa de zonas de los vinos de Extremadura está establecido en las comarcas de Tierra de Barros, Cañamero, Montánchez, Ribera Alta del Guadiana, Ribera Baja del Guadiana y Matanegra.

Muchos municipios extremeños han adaptado sus terrenos al cultivo de viñedos y han peleado durante muchos años por el reconocimiento de la calidad de sus caldos, finalmente lograda en su Denominación de Origen, que certifica sus productos como vinos de calidad y embotellados en bodegas de origen.

A los enólogos y a los amantes del turismo rural se les invita a la mejor forma de descubrir cada uno de los vinos de Extremadura: realizar sus rutas de enoturismo. Éstas discurren por las diferentes bodegas que existen en sus regiones, en las que se puede disfrutar in situ de sus caldos más selectos. De hecho, algunos ya gozan de un gran prestigio nacional e internacional.

TAGS RELACIONADOS
| Comparte esta noticia »
Opina

Aprovecha las ventajas de ser un usuario registrado y RegÌstrate. Para realizar un comentario, primero debes identificarte.

* campos obligatorios


Listado de Comentarios